Opinion

Published on marzo 26th, 2020 | by Sebastian Moreno

0

¿Y si las camas no alcanzan? Columna Salud y Bienestar

Salud y Bienestar

Por Dr. César Álvarez

 

¿Y si las camas no alcanzan?

 

Entre los recursos materiales con los que cuenta todo hospital destaca la cama, por la importancia que primero que tiene su disponibilidad para la prestación del servicio médico.

Y mire que nos harán falta, si la pandemia del Covid nos alcanza.

Mientras el Ejecutivo, sostiene que el país todavía está en una fase inicial de la pandemia y evita tomar medidas drásticas que afecten a la economía, muchos Gobiernos estatales se adelantan con acciones dispares tomando precauciones necesarias porque ellos saben que las camas de sus hospitales no alcanzarán, si usted no se queda en casa.

Con el tiempo, la cama en los hospitales se ha convertido en el eje de cualquier sistema hospitalario, independientemente del origen de su financiamiento, organización y función en la respuesta social a la enfermedad.

Entretanto, a su diseño se han incorporado cambios que están ligados al desarrollo cienfico-médico, tecnológico e industrial.

Su actual importancia no se limita al ejercicio del acto médico; también ha sido motivo de interés y objeto de estudio de otras disciplinas como la salud pública, epidemiología, enfermería, estadísca, economía, administración, arquitectura, ingeniería y ergonomía, que han contribuido en su concepto, definición y desarrollo.

En 1963, la Organización Mundial de la Salud planteó una definición de “trabajo” que incorpora el tiempo como variable cuantitativa en los siguientes términos: “cama de hospital” es aquella que se mantiene para uso continuo (24 horas) de los pacientes.

El mismo organismo incrementó la precisión de la definición con inclusión de la variable “lugar”, y en 1998 la presentó como “aquella que es mantenida y atendida regularmente para servir tiempo completo a pacientes internados, situados en una parte del hospital, recibiendo atención médica continua”.

Los recursos hospitalarios, normalmente se miden por las camas de hospitalización disponibles.

A partir de ellas se cuantifican los egresos hospitalarios, y la medición de sus rendimientos se hace relacionando el número de camas ocupadas con el número de camas disponibles.

Estamos ante un escenario similar al del 2009 con la Influenza,  donde la capacidad hospitalaria, sobre todo en Unidad de Cuidados Intensivos, estaba totalmente rebasada.

Hoy día los hospitales funcionan con lo minimo indispensable, debido al desabasto y algunos de ellos con “menos” de lo que se puede operar cotidianamente, imagíne usted en caso de que estén abarrotados por pacientes que requieren atención.

Vivir un escenario como España o Italia sería gravisimo para nuestro país y su Sistema de Salud Pública.

Entre otros daños colaterales que sobrevienen a la pandemia destacan dentro de éstos ciertos alimentos y medicamentos.

Muchas otras industrias que requieren de contacto humano cercano, como las escuelas, los cines y los restaurantes, y que también se verán afectados.

¿Y qué decir de los efectos en la productividad laboral provocados por el daño a la salud de los trabajadores?

Desafortunadamente no contamos con la infraestructura, los recursos humanos, la tecnología y las habilidades organizativas suficientes y necesarios para hacer frente a este tipo de retos.

Requerimos, no cabe duda, de mayor inversión en sistemas de vigilancia y control epidemiológico; más investigación en infecciones virales; mayor inversión en nuevos medicamentos y vacunas que nos permitan prevenir y tratar enfermedades, y mayores y mejores mecanismos de colaboración internacional en materia de prevención y control de epidemias.

En una reunión de trabajo, los gobernadores de Nuevo León, Jaime Rodríguez; de Coahuila, Miguel Riquelme; y de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, acordaron un plan para hacer frente a la contingencia del COVID-19.

En dicha reunión acordaron homologar acciones en materia sanitaria, y establecer un fondo financiero cuya aprobación pedirán a sus respectivos congresos con el fin de aplicarlo en la adquisición de equipo, insumos o contratación de personal.

Las acciones que tomarán los tres estados se relacionan con los temas de migrantes, sistema penitenciario y para conocer las capacidades y reacción del sector salud de la región.

Unificaron criterios formando un “bloque” anticipándose a la enfermedad por la salud de sus ciudadanos, ellos pagan el precio “económico” que tendrán sus entidades, con tal de que su sistema de salud no colapse.

Es importante reconocer que los gobiernos y las sociedades, en colaboración con los medios de comunicación, deben discutir de manera abierta y franca la necesidad de atender de manera racional y responsable sin duda, estas contingencias, que muy probablemente, habrán de repetirse, de tal manera que en las respuestas nacionales e internacionales prevalezcan y no las posturas egoístas y contraproducentes, sino la calma, y el sentido y bien comunes.

¿Acciones? ¡Si! Y ya.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑