Opinion

Published on febrero 17th, 2020 | by Sebastian Moreno

0

Cambia la forma de hacer comunicación Columna Historias de un Periodista

La forma de hacer comunicación cambió
Por Sergio Castillo Palacios
Historias de un Periodista

Cuando en el año de 2005 Dios me dio la oportunidad de inmiscuirme en el maravilloso mundo de la comunicación, los tiempos eran otros.
Las estaciones de radio de la ciudad donde vivo estaban en su máximo apogeo, lo mismo pasaba con la televisión y los periódicos- trabajar en ellos y publicar artículos en sus emisiones y páginas, era lo máximo.
En los medios de comunicación comencé como “asesor publicitario”, que no era otra cosa que vender publicidad. Para mí fue un trabajo relativamente sencillo porque desde niño me han gustado las ventas.
Me di cuenta que sólo bastaba prospectar, luego llamarles a los posibles clientes por teléfono y tirarles “rollo”; obvio- les decía que hablaba de fulano de tal periódico y eso los atraía, casi siempre me terminaban comentando sobre alguna nota o hecho periodístico.
El diario era conocidísimo y vivía su mejor época, trabajaba ahí muchísima gente. Me sentía soñado y motivado; las ventas se daban casi en automático y el equipo de trabajo al que pertenecía siempre lucía radiante.
Las oficinas estaban impecables y la tecnología de primera; muchos equipos de cómputo y muchísimos empleados, el momento era maravilloso para la comunicación tradicional, íbamos en ascenso. Lo mismo ocurría en las estaciones radiofónicas y en los canales de televisión, la venta de publicidad era magnifica.
Para 2006- mi vida dio un giro- y de publicista pasé al mundo de la fotografía, como fotógrafo de prensa. En ese momento comencé a darme cuenta de cómo eran las coberturas periodísticas; habíamos 3 fotógrafos a disposición de un montón de reporteros.
Reporteros de diferentes secciones: sociales, deportes e información general; con agendas bien cargadas y perfectamente definidas por un jefe de información, se cubría de todo, a toda hora y en todo lugar. Varios columnistas locales cobraban por sus colaboraciones.
A todos nos daban gasolina y servicio de radio de comunicación pagado por la empresa donde laborábamos, para andar en contacto permanente por si algo ocurría. En 2007 comencé a redactar mi columna y me comencé a colar como la humedad en el equipo de redacción, ya luego hacía las tres cosas: era reportero, columnista y fotógrafo.
Los reporteros y camarógrafos de radio y televisión también daban cobertura a muchísimos eventos; casi todos los días había conferencias de prensa y no importaba en el medio donde trabajáramos, nos veíamos casi a diario.
No había redes sociales, por lo que los medios tradicionales acaparaban la atención de la mayoría de la población.
Desde mi punto de vista, desde 2013, se comenzó a notar un cambio importante en la forma de hacer comunicación; el Internet y las redes sociales comenzaron a permear con mayor fuerza hasta ganar el lugar que tienen el día de hoy.
Hoy ya no hay tantos reporteros en los medios tradicionales, casi la mayoría tenemos un portal, la mayoría de la publicidad se vende para Internet y para redes, los espacios noticiosos y notas periodísticas se ven y se leen por el celular, muchas coberturas ya son de forma digital y ya no tanto presencial.
Cada vez hay y habrá más páginas de Facebook dedicadas a informar, más y más gente compartiendo noticias e información. Cada vez habrá mayor competencia informativa, no sólo entre los que estamos trabajando en esto; también habrá muchos jóvenes que se sumarán a esta actividad, por gusto, pasa tiempo o necesidad.
Ya no podemos pensar y ni soñar en tener o pertenecer a un “medio grande”, porque la grandeza la da el poder de la red, la utilización de la Web, la preponderancia y la supremacía del Facebook.
Los profesionales de la comunicación ya no dependen del medio si no de su trabajo, de su esfuerzo y de su dedicación tanto en lo editorial como en lo comercial; hoy la información es ágil, al instante, pronta y expedita. Todo es medible: los seguidores, las reproducciones, las interacciones, los comentarios, los likes, las ventas, en eso se mide el éxito o el fracaso de un comunicador, porque la forma de hacer comunicación cambió.
*El autor es Licenciado en Periodismo
Comentarios al correo electrónico sergiocastillopalacios@hotmail.com


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑