Opinion

Published on agosto 8th, 2019 | by Sebastian Moreno

0

Un candidato de 400 mil votos columna Archivo Confidencial

ARCHIVO CONFIDENCIAL, POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

Un candidato de 400 mil votos…

HAY QUE ELEVAR un poco el nivel de análisis en cuanto a los posibles candidatos a la gubernatura de Sonora.

Debemos forjarnos una imagen con datos para poder más o menos vislumbrar lo que viviremos en el 2021.

1.- Primero veamos el comportamiento de los padrones electorales. En 1991, el listado era de 876 mil, para el 97 subió en 377 mil, luego para el 2003 ya era de un millón 522 mil, en el 2009 de un millón 836 mil y ahora en 2018 fue de casi dos millones cien mil votantes, según datos del IEES.

Consultas: https://bit.ly/2ZHGf3M y https://bit.ly/31nU4VB

Siguiendo esta tónica, para el 2021 hablaríamos de más menos dos millones 250 mil empadronados.

2.- Según los análisis en cuanto a las votaciones para gobernador, la votación general en un estándar, apenas rebasa el 50 por ciento en el cual y como constantes, los jóvenes –de 18 a 25 años–, aportan entre el 10 y 15 por ciento de los resultados, cifra similar de esa edad hasta los 35 y de allí en adelante el resto  aporta entre un 40 y 45 de los sufragios. Y no hay mucha diferencia entre el voto varonil y femenil.

Piense en esto que amerita otro análisis.

3.- Así tenemos que en 1991 Beltrones ganó casi tres a uno con 350 mil votos. Le siguió ALN con 304 mil, EBC en 2003 con 371 mil, (recuerde, el padrón en esa fecha era de millón y medio), luego Padrés en 2009 con 465 mil y luego Claudia en el 2015 con 487 mil sufragios.

Si sacamos una media la votación mínima esperada para este 2021 será de unos 400 mil votos. Ante de cualquier futuro análisis lo primero que debemos preguntarnos es ¿qué candidato puede juntarlos?

4.- Recordemos lo que pasó en el 2012, cuando se suponía era la cúspide del poder de Guillermo Padrés. La fórmula del PRI  integrada por Claudia Pavlovich y Ernesto Gándara ganaron con 408 mil sufragios, contra 381 mil de Pancho Búrquez, quien aún bailaba, y Florencio “Chito” Díaz del PAN quienes fueron sin alianzas. https://bit.ly/2GU9md0

Según recuerdo, Ana Gabriela Guevara por el PT en coalición con el MC y el PRD, obtuvo algo así como 240 mil votos, aunque claro, ya tenía asegurada la senaduría pluri pero no le fue nada mal toda vez que estuvo muy limitada en cuanto a recurso económico. Ojo con este dato. Claro, Wikipedia maneja otros datos, pero los que le comento son los oficiales.

El hecho es que el sonorense le dio la espalda a Padrés y a su equipo en una historia sumamente conocida. No gusta de imposiciones, pues. También lo vivió EBC y los fenómenos Fox en el 2000 y AMLO en el 2018 fue porque se rebasó la capacidad de hartazgo de la población.

Solo como detalle: En cuanto a la votación por la Presidencia de la República en Sonora, wiki https://bit.ly/2ONZmZ2 dice que la votación de  EPN fue de 413,033 votos, asimismo, de Josefina Vásquez Mota de 347,743 y un alejado AMLO con 254,752.

Claro que en 2018 la situación fue diferente, como todos sabemos.  La votación para AMLO en Sonora fue de 457 mil votos, para Meade de 130 mil  y 120 mil de Anaya. Ponga un asterisco a estos datos que nos servirá de referencia.

5.- Si tomamos como referencia al PRI, veremos que su piso de votación es la de Meade, quienes votaron por una persona que no era priísta pero fueron institucionales con su sufragio. Es decir, ese es su voto duro real. En cuanto a la votación de AMLO, de su total, 275 mil (60%) diferenciaron su voto y únicamente el 40%, 182 mil, fueron producto de las movilizaciones, es decir, de las clases populares.

En otras palabras, la clase media baja, media media y media alta pueden llegar a diferenciar su votación y repartirla entre varios candidatos, sin embargo, todo indica que la clase popular seguirá votando por AMLO y lo que representa lo cual sin duda, inclinará la balanza a favor del aspirante morenista.

6.- Sin embargo, el otro punto que pudiera definir la elección se presentó en estas últimas en las cuales la votación fue del 30 por ciento en algunos estados como Baja California, la clase media no votó. Bajo este contexto, quien quiera aspirar deberá desenredar el efecto AMLO y dejar de lado el discurso tradicional, un detalle lógico, por supuesto.

A la clase baja, estimado lector, no les ocupa preocuparse pues no tienen nada qué perder. ¿Me explico?

7.- Y la gran pregunta es: ¿bajo este contexto, quien realmente lleva ventaja hasta el momento? Saque sus propias conclusiones. ¿Verdad que no es tan fácil derrotar a AMLO y sus candidatos?

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑