Opinion

Published on abril 8th, 2020 | by Sebastian Moreno

0

AMLO sin dar marcha atrás Columna Para los de a pie

Para los de a Pie

AMLO sin dar marcha atrás

Por: Luis Fernando Oropeza

Con la peor crisis de salud pública que se tenga memoria en la historia moderna de México, que se conjuga con una crisis económica que tiene en vilo a amplios sectores de la economía nacional, factores que podrían formar la tormenta perfecta para poner en aprietos la correcta conducción de cualquier gobierno en el mundo, es el contexto en el Presidente de todos los mexicanos, Andrés Manuel López Obrador, salió a ofrecer un mensaje a la nación, trasmitido en cadena nacional.

Se había formado la idea de que expondría los puntos de una estrategia sólida para el rescate de la economía nacional, que ha recibido una lluvia de augurios negativos sobre la posibilidad de terminar con números negros al finalizar el año, pero lo que en vimos fue un informe de gobierno en el patio central de Palacio Nacional, una larga enumeración de cifras y logros alcanzados por el Gobierno de la Cuarta Transformación a los 18 meses de haber llegado al poder.

Por amplios momentos, como los discursos de los buenos políticos, el Presidente parecía no decir nada, sumido en las cifras arrojadas por los programas insignes de su administración.

En resumen lo rescatable fue que seguirán los programas sociales, el fortalecimiento del INSABI con la contratación de miles de médicos y enfermeras; 25 mil millones para invertirlos en la infraestructura de 50 municipios; INFONAVIT y FOVISSTE ejercerán un fondo de 176 mil millones de pesos para créditos; al ISSSTE se direccionarán 35 mil millones para prestarle dinero a los burócratas y; los proyectos ancla como el aeropuerto, las refinerías y el tren maya seguirán adelante sin detenerse.

En su abordaje sobre la recuperación económica, el Presidente de la República insistió que la crisis será pasajera y que el país saldrá muy pronto de ella, con mayor inversión pública, creación del empleo y un programa de austeridad, la alta burocracia tendrá una disminución de sueldo y prestaciones y habrá una generación de 2 millones de nuevos empleos.

Fue reiterativo en que no habrá aumento de impuestos, ni despidos en la burocracia federal, pero advirtió que deberán ser más productivos, el dinero para apalancar todo esto provendrá del Fondo de Estabilización para los Ingresos Presupuestarios creado en el sexenio de Vicente Fox y de los recursos que se obtengan de la extinción de algunos fideicomisos.

Queda claro que el proyecto de nación de Andrés Manuel López Obrador toma prioridad a los pobres, muy alejado de la ortodoxia tradicional a la que los mexicanos estábamos acostumbrados y que la mayoría de los países del orbe, ponen en práctica.

Los empresarios se han quedado en un palmo de narices en espera de estímulos para que no cierren empresas y se pierdan millones de empleos, Carlos Salazar el número uno del Consejo Coordinador Empresarial y Luis Niño de Rivera, Presidente de Banco Azteca, ya sabían que no habría nada para las grandes empresas, desde la reunión que tuvieron el jueves pasado en Palacio Nacional con López Obrador.

El señor Presidente ha demostrado que tiene clara su visión de nación, nadie ni nada lo han hecho cambiar de opinión, para unos puede resultar un necio, para otros un convencido de sus ideales, lo que a mí me queda claro, es que un Presidencialismo tan criticado y vilipendiado por la oposición en el pasado, hoy está ejerciéndose a su máxima expresión, los equilibrios de nuestra incipiente democracia a veces tan rupestre, hoy día están desarticulados.

Al final, me quedé con las ganas de escuchar un llamado a la unidad nacional en el informe presidencial, insisto, no es tiempo de polarización, por el contrario, quien más que la voz del propio titular del Ejecutivo Federal para hacerlo y no de uno de sus subalternos.

Veremos si con esta receta, podemos enfrentar la crisis económica que amenaza en convertirse en recesión.

DUDAS SOBRE ENDEUDAMIENTO

Nuestros representantes populares en la Cámara de Diputados, suelen sorprendernos, a veces por el poco trabajo que presentan considerando la retribución extraordinaria que perciben por “representarnos” los auténticos intereses del pueblo o por la docilidad con la que se someten a la voluntad del Presidente de la República en turno, para aprobar cualquier iniciativa que mande, eso ha existido siempre y hoy en día, no es la excepción.

Por eso llama mi atención que, en la sesión del 18 de marzo, sin que nadie lo solicitara, los diputados aprobaran la creación de un fondo de emergencia para combatir la pandemia de coronavirus en México de 180 mil millones de pesos, obviando todo el proceso legislativo para aprobarlo, es decir, sin pasar a comisiones ni al pleno para discutirlo, modificarlo aprobarlo o rechazarlo.

Lo curioso es que este fondo significa contratar deuda, todo lo contrario que el Presidente ha expresado, faltará que sea aprobado por el Senado y que el Presidente lo acepte, claro está.

Una buena pregunta para los diputados federales sonorenses ¿Por qué aprobaron endeudar más al país?

A veces la política me confunde, porque dicen una cosa y hacen otra diferente.

Podemos interactuar a través de mi cuenta de Twitter @feroropeza20  o en mi correo electrónico luiso@hmo.megared.net.mx

 

 

 


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑